¿EN QUE CONSISTE EL BLOQUEO ANESTESICO DEL GANGLIO ESTRELLADO?

El bloqueo del ganglio estrellado consiste en interrumpir la inervación simpática del brazo y de la cara mediante la inyección de un anestésico local en la parte anterior del cuello al lado de la tráquea. Se colocará en la mesa tumbado boca arriba. Se realiza un pequeño pinchazo para anestesiar la piel, inyectando una pequeña cantidad de anestesia local y se introduce una aguja fina hasta localizar la zona adecuada. En algunas ocasiones puede ser necesario utilizar pequeñas cantidades de contraste radiológico para  comprobar la situación de la aguja, por lo que si es alérgico al contraste o ha tenido algún problema en alguna exploración radiológica comuníquelo a su médico. Una vez colocada correctamente la aguja se procede a t el anestésico local.

RIESGOS TIPICOS DEL BLOQUEO ANESTESICO DEL GANGLIO ESTRELLADO

Los efectos que usted notará son:

  • Enrojecimiento del ojo del mismo lado de la punción, acompañado de caída del parpado superior y disminución del tamaño de la pupila.
  • En algunas ocasiones se puede producir anestesia del mismo lado, con dificultad para moverlo.

            Estos efectos desaparecen una vez pasada la acción del anestésico, normalmente unas tres o cuatro horas, aunque en algunos pacientes puede ser más prolongado.

COMPLICACIONES DEL BLOQUEO ANESTESICO DEL GANGLIO ESTRELLADO

Las complicaciones del bloqueo del ganglio estrellado son raras.

La más frecuente son:

  • Hematoma (acúmulo de sangre), por punción de algunas de las venas o arterias del cuello, suelen ser pasajeros y desaparecer con compresión de la zona.
  • Ronquera por paralización de los nervios laríngeos, también es pasajera y no requiere tratamiento.

Muy poco frecuentes pero más graves son:

  • La aparición de un neumotórax; entrada de aire en la cavidad pleural, se manifiesta por dolor intenso en el tórax en el lado de la punción. En ocasiones puede precisar la colocación de un tuvo de drenaje para tratarlo. Es muy raro.
  • Que el anestésico inyectado pase a una de las venas o arterias del cuello, pudiendo provocar pérdida de consciencia, convulsiones y coma.
  • Paso del anestésico al líquido cefalorraquídeo a nivel del cuello, se produce una anestesia espinal completa con perdida de consciencia y parada respiratoria.

Estas dos últimas complicaciones requerirían medidas de reanimación, como intubación y ventilación mecánica durante unas horas.