¿EN QUÉ CONSISTE EL BLOQUEO DE FACETAS LUMBARES?

Esta técnica consiste en la introducción de un medicamento (anestésico local o corticoide) y ozonoterapia, en unas pequeñas articulaciones de su columna vertebral lumbar, llamadas facetas para tratar dolores de la región lumbar de carácter mecánico.

Técnica poco dolorosa. El bloqueo puede ser Diagnóstico con anestésico local y efecto pasajero, para localizar el origen del dolor, o terapéutico con un esteroide y de mayor duración, para tratamiento del dolor.

¿Qué complicaciones presenta?

Las complicaciones más frecuentes que pueden aparecer son:

   -Molestias locales en el lugar de la punción. Ceden en pocas horas con analgésicos convencionales.

   -Síncope Vasovagal. Es un “mareo” que suele darse en ciertas personas ante determinadas situaciones (análisis, visión de sangre, dolor, etc.). Se acompaña de sensación de calor, sudor, desvanecimiento. Debe avisar si nota alguno de estos síntomas. No es grave y cede con atropina (puede administrarse de forma preventiva)

Existen otras complicaciones muy poco frecuentes, como es la penetración de otras estructuras de la región. En cualquier caso, dado el poco calibre de las agujas, no suele ser grave.

¿Cómo es el postoperatorio?

Es un procedimiento ambulatorio, quedando el paciente en observación durante aproximadamente 30 minutos. Después de este período de tiempo el paciente es dado de alta, y puede retornar a sus actividades habituales alrededor de 24 horas después del procedimiento. Al ser una técnica percutánea no se colocan grapas ni puntos, solo un apósito que debe ser retirado a las seis horas de la punción.

La efectividad del bloqueo facetario para tratar el dolor lumbar no es 100%, y su duración puede ir desde pocos meses a años. En general el bloqueo se usa como método para permitir que el paciente complemente su tratamiento con otras terapias como kinesioterapia, ejercicios, etc., más que como tratamiento sólo, o como proceso previo a una rizolisis.