¿ EN QUÉ CONSISTE LA INYECCIÓN DE PUNTOS DE GATILLO ?

Esta técnica se emplea en el tratamiento de una entidad amplia conocida como dolor miofascial. Consiste en la infiltración de un medicamento (anestésico local o un corticoide) o incluso a veces se emplea “la punción seca” (sin nada) o con suero fisiológico en unos lugares cuya palpación desencadena el cuadro de dolor muscular del paciente. Es una técnica un poco dolorosa y muy sencilla. Se realiza en unos 5 o 10 minutos dependiendo del número de puntos de gatillo encontrados. El bloqueo puede ser diagnóstico con anestésico local y efecto pasajero (para localizar el origen del dolor), o terapéutico con un esteroide y de mayor duración (para tratamiento del dolor).

RIESGOS TÍPICOS

  • “Molestias locales” en el lugar de punción. Ceden en pocas horas.
  • Síncope vasovagal. Mareo que suele darse en ciertas personas ante determinadas situaciones (visión de sangre, agujas, etc.). Se acompaña de sensación de calor, sudor, desvanecimiento. Debe avisar si nota estos síntomas. No es grave y cede con atropina.
  • Hematoma o absceso epidural. Consiste en la acumulación de un coágulo o pus en es espacio epidural que pueden llegar a comprimir las estructuras nerviosas como las raíces de la médula, provocando pérdida progresiva de fuerzas (paresia) y de sensibilidad (anestesia) de los brazos. Requiere drenaje quirúrgico urgente si se produce.
  • Neumotórax. (entrada de aire en la cavidad de los pulmones, se puede producir al realizar bloqueos de puntos de gatillo sobre el tórax, puede requerir la colocación de un tubo para extraer el aire e ingreso hospitalario.